María Gertrudis Alejandro May

En el año de 1971 llegaron a la ciudad de Villahermosa Tabasco, dos hombres a predicar un evangelio diferente; obreros enviados por el excelentísimo Apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín Flores; los obreros de ese tiempo fueron los hermanos Fortunato Herrera y Jehu Moreno Varela. Cuando los hermanos dieron comienzo a la predicación, tuvieron su alojamiento bajo un puente de Villahermosa llamado “Los Pescadores”. En esos días que predicaban el evangelio las personas no tomando en cuenta el mensaje que ellos traían, Dios tenia preparado otro lugar, pues sin dudarlo nuestro Dios vio la necesidad de las almas (mi alma tiene sed de Dios del Dios vivo. Salmos:42:2) fue él quien puso los medios para que la doctrina llegara a un pueblo muy humilde del estado de Tabasco llamado Ocuiltzapotlan, las hermanas Imelda Martínez y su madre Catalina Reyes, originarias del mismo lugar, siendo ya miembros de la iglesia en el estado de Veracruz, fueron vasos utilizados por nuestro Dios para guiar a los obreros en aquel año de 1971, al pueblito de Ocuiltzapotlan, cuando ellos llegaron a ese lugar la hermana Catalina y su hija asistieron a los hermanos y el evangelio comenzaba a extenderse en el pueblo y pronto las almas empezaron a darse cita en una casita que la misma hermana prestó para hacer las oraciones, la cual estaba ubicada entre las calles Miguel Orrico de los Llanos, 5 de Mayo y Guadalupe J. Serra; los días empezaron a transcurrir y las personas comenzaban a analizar y hacer diferencia de una y de otra religión, pero no todos comprendían ( así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. Romanos: 9: 16). Llego el día de bautismos en aquel lugar de Nogales Veracruz y los obreros invitando a las almas que desearan bajar a las aguas del bautismo, solo dos aceptaron bautizarse y se fueron a aquel lugar la hermana María Gertrudis Alejandro May y el hermano Germán León Méndez y desde aquel momento se convirtieron en los primeros creyentes de la iglesia la luz del mundo en Ocuiltzapotlan. Al paso de los días también se unieron a este mismo sentir la hermana Lucia Méndez compañera del hermano Germán, las hermanas Elizabeth Montejo, quien bajara a las aguas del bautismo en la primer pila bautismal que se construyera en aquella casita de oración donde se reunían a diario, Candida Sánchez Bernardo (baja a las aguas del bautismo en 1973), Gladis Montejo (baja a las aguas del bautismo en 1975) las hermanas antes mencionadas a pesar de no bautizarse a principios de la doctrina ellas estuvieron presentes desde el inicio de la obra en Ocuiltzapotlan. En el mismo año los hermanos Fortunato y Jehu incitan a las hermanas a vestirse de manera honesta y los hermanos les comentaban “si les da pena o vergüenza que las vean con vestidos largos háganlo poco a poco, pero las hermanas en común acuerdo deciden usar sus vestidos has el tobillo, la reacción de la gente al ver a las hermanas no fue nada agradable, las gentes se mofaban del vestuario de las hermanas y en muchas ocasiones les decían hay vienen las lloronas, las gitanas y muchas burlas mas pero eso no fue causa de que ellas dejaran de vestirse honestamente y así pasaron muchos días hasta que la gente se fue acostumbrando a ver a las hermanas, llego la fecha mas importante la conmemoración de la Santa Cena y los obreros invitaron a los hermanos a acudir a la Hermosa Provincia quienes movidos por aquella hermosa fe, comenzaron a trabajar duramente para poder pagar sus pasajes y contemplar el rostro del Ungido del Señor; termina el largo año de trabajo de los primeros obreros que encaminaron al primer grupo de hermanos, en el estado de Tabasco.

Son enviados en 1972 los hermanos obreros Alfonso Osorno Rojas y Josue Molina quienes después de un corto tiempo fueron apoyados por el hermano Javier originario de Veracruz, al igual que los primeros hermanos también trabajaron en gran manera y duraron un año.

En 1973 llegan los hermanos Otón Blanco y José Quezada, participaron en la construcción de un pequeño templo el cual se construía en un terreno que el hermano Germán León donó y que hasta la fecha se sigue usando para dar la gloria y la alabanza al que vive y reina para siempre, el predio está ubicado en las calles Francisco I. Madero y 27 de Febrero; fueron los últimos hermanos obreros de esos años y en 1975 llega el primer matrimonio conformado por el hermano Miguel Carrasco y su esposa la hermana Isabel, este matrimonio empieza a visitar diferentes lugares entre ellos ranchería la Estancia en Tamulte de las Sabanas y Villahermosa, así al transcurrir el tiempo los hermanos empezaron a asistir a las dominicales en templo que tenían en Ocuiltzapotlan .

En el año de 1978 hubo cambio de encargados y llega el hermano Juan Carranza y su esposa la hermana María Elena Orenday, en este tiempo se hacia grupos de hermanos para salir a la obra, llegaron a los lugares de Comalcalco, 11 de Febrero, Ranchería Zapotal, entre otros.

Llega el año de 1981 y envían a otro matrimonio el hermano Alejandro Medina y su esposa la hermana Loida, aproximadamente un año después fue enviado un obrero para colaborar con el matrimonio el hermano Mauro y meses después envían a un segundo obrero el hermano Alejandro Cruz.